La ortiga es una   planta herbácea  originaria de Europa, el norte de África y Asia.

Al parecer, es conocido por su   propiedad de liberar un líquido que puede provocar picazón y ardor   .

Si se procesa correctamente, la ortiga también se puede utilizar para elaborar decocciones, risottos, tartas saladas e incluso tortillas.

Sin embargo, en esta página descubriremos cómo puede resultar útil  producir un excelente fertilizante y pesticida para las plantas.

De hecho   , es posible obtener de las hojas un fertilizante y pesticida económico y eficaz   , que permite decir adiós a los productos químicos que se venden en los supermercados.

Simplemente siga nuestras sugerencias y tenga paciencia. El resultado valdrá la pena.

Macerado de ortiga: así se prepara

El macerado de ortiga es un preparado natural rico en nutrientes y puede utilizarse como fertilizante para plantas o para fortalecer el suelo del jardín. Aquí encontrarás las instrucciones para preparar el macerado de ortiga:

Qué necesita:

  1. Ortigas frescas (mejor si se cosechan en primavera o principios de verano)
  2. Balde o balde grande
  3. Agua sin cloro (mejor llover o dejar 24 horas para que se evapore el cloro)
  4. Guantes protectores
  5. Un palo o un trozo de madera para revolver.
  6. Un recipiente hermético para guardar el macerado

Procedimiento:

  1. Recolectando ortigas:   Use guantes protectores para protegerse de las ortigas   . Coseche ortigas frescas, preferiblemente jóvenes y sin flores, ya que contienen más nutrientes. Evite recoger ortigas cerca de carreteras muy transitadas o en zonas contaminadas.
  2. Cortar las ortigas:   Una vez recolectadas las ortigas,   cortarlas en trozos pequeños   . Esto permite que los nutrientes se liberen mejor durante el proceso de remojo.
  3. Maceración:   Colocar las ortigas cortadas en un balde grande y llenar con agua sin cloro. Asegúrate de que las ortigas estén completamente cubiertas de agua. Utilice aproximadamente 1 kg de ortigas frescas por cada 10 litros de agua.
  4. Revuelva:   Revuelva el contenido del balde con un palo o un trozo de madera para asegurarse de que las ortigas estén completamente sumergidas en el agua. Esto promueve la descomposición y la extracción de nutrientes.
  5. Cubrir:   Cubra el balde con una tapa o un paño para evitar que caigan insectos o escombros en él.
  6. Maceración:   Dejar el cubo en el exterior, alejado de la luz solar directa, durante 3 a 4 semanas aproximadamente. Durante este tiempo, remueve el contenido del balde de vez en cuando.
  7. Filtrado:   El macerado debería estar listo al cabo de 3-4 semanas. Pasar por un colador o una gasa para eliminar los residuos de ortiga. El líquido obtenido es tu macerado de ortiga.
  8. Almacenamiento:   Transfiera el macerado filtrado a un recipiente hermético y guárdelo en un lugar fresco y oscuro. Puedes diluir el macerado antes de usarlo como fertilizante para plantas. Normalmente se   diluye 1:10 con agua antes de su uso.

Advertencia:   El macerado de ortiga puede desarrollar un olor muy desagradable durante la fase de maceración, pero esto es normal. Asegúrese de usar guantes protectores al cosechar y preparar ortigas para evitar la irritación de la piel.